comparte

El domicilio digital se topa con correos electrónicos certificados profesionales: no hay documentos "privados"

Una objeción del Garante de Privacidad sigue obstaculizando el envío de correos electrónicos certificados a profesionales por parte de las administraciones públicas. El caso de las multas de tráfico, obliga a volver a la antigua recomendada. Hay una solución lista, pero aún es ineficaz. Mientras tanto, así es como podemos equiparnos.

El domicilio digital se topa con correos electrónicos certificados profesionales: no hay documentos "privados"

Parecía un defecto temporal. Pero no. Ha pasado un año desde su nacimiento y el hogar digital, lanzado a bombo y platillo el 6 de junio de 2023 con la promesa de limpiar una gran cantidad de papel enviado por correo entregándolo por Correo Electrónico Certificado todos los hechos dirigidas al ciudadano privado (como multas, sanciones, recursos y notificaciones), se topa con una maraña interpretación de la privacidad. Para los ciudadanos que han activado el "Dominio" con su correo electrónico certificado estándar (en Correos o en uno de los proveedores autorizados), después de cierta incertidumbre, todo empieza a funcionar con mayor o menos regularidad. Pero para los profesionales que tienen un PEC activado con un colegio profesional aquí viene la desagradable sorpresa. El Dominio nació cojo y lo sigue siendo hasta el día de hoy. A pesar de las promesas Las multas de tráfico, y no sólo éstas, siguen condenadas al viejo y molesto método del papel certificado.

El problema y los motivos de una parada.

El Domicilio Digital, que permite a todos los ciudadanos en posesión de un PEC validarlo como medio único para recibir cualquier cosa de la administración pública central y periférica, ya había tenido que descuento desde el nacimiento las consecuencias de una interpretación por parte del garante de privacidad. Interpretación que impidió la entrega de los documentos, específicamente el multas de trafico, a una dirección profesional de PEC.

¿El motivo de la parada? Era necesario "proteger" la privacidad del interesado - este es el significado de la decisión formalizada por el Garante el 27 de octubre de 2021 - de miradas indiscretas, ya que se suponía que ese PEC podría ser también accesible a otros empleados o colaboradores en el entorno laboral.

Justificada o no, la prohibición del garante prácticamente ha anulado la utilidad del PEC activado a través de una asociación profesional (como la de los periodistas, para quienes la provisión del PEC es una obligación como para todos los profesionales) para recibir cómodamente en el PC incluso muchos actos, y no sólo multas de tráfico, como alternativa a la tradicional y muy incómoda (además de más cara porque se le suma la costos de notificación) entrega por correo certificado.

Las promesas fallidas y los remedios

El defecto adquirió un dimensión mucho más significativa que lo imaginado por el propio garante de la privacidad, quien en realidad había impuesto que la parada sólo debería producirse después de una verificación por parte del remitente del tipo exacto de PEC involucrado, o si era a todos los efectos "privado" (como en el caso, claro, sí esos nombres de periodistas) o fue consultado o consultable por otras personas autorizadas por el titular por motivos laborales, evitando en todo caso confiar en los resultados de búsquedas "masivas" sobre direcciones de PEC realizadas por ejemplo con el código de impuestos.

Una verificación necesariamente meticulosa, objetivamente difícil de completar. Y por eso muchas administraciones han ido levantando los brazos, solucionando el problema, a la espera de "más aclaraciones", con la eliminación total de sus agendas de direcciones de todos los PEC profesionales, incluso los privados activados mediante orden de profesionales que, debido a las especificidades que realizan, no compartir su trabajo con sus colaboradores. Este es precisamente el caso de los periodistas. Cuyo PEC funciona o no, por ejemplo para recibir multas dirigidas a sus vehículos privados, dependiendo del sentido común del remitente, que aún puede contar con muchas justificaciones normativa para seguir utilizando el medio tradicional de correo certificado.

La solución? Tenía que ser sencillo y prácticamente inmediato. Pero resulta que todavía sin aplicar hoy. Era simplemente cuestión de entrar al portal. EN ANUNCIO, disponible desde hace un buen año para que cualquiera pueda activar su Domicilio Digital validando su PEC para tal efecto, una opción clara e inequívoca (por ejemplo con una simple bandera para hacer clic) para formalizar el consentimiento para enviar de las multas y, en general, de todas las acciones dirigidas al propietario y no a la empresa de referencia. Una opción que no está presente hasta la fecha. En las últimas versiones del portal del INAD sólo existe una distinción formal entre PEC "ciudadano" y "profesional", presente también en los PEC activados por las Órdenes, pero que evidentemente no es capaz de resolver las dudas de las administraciones.

Todo parece derivar de rigidez del mecanismo. De hecho, los PEC activados con orden profesional fueron "decantados" automáticamente hace un año al portal del INAD para el Domicilio Digital, sin necesidad de intervención alguna por parte del titular. Y aunque asociada a la PEC aparece ahora la palabra "ciudadano", las sanciones viales, a falta de un procedimiento específico confirmación de validación como PEC personal, siguen tropezando (este es el caso, por ejemplo, del PEC del autor de este tutorial) en el viejo dilema del Garante de Privacidad.

Mientras tanto, ¿cómo tapar la fuga?

Muchas administraciones propietarias de los infames radares (objeto de una providencial revisión regulatoria en los últimos días para evitar, entre otras cosas, abusos y sanciones arbitrarias) confirman la existencia del problema. Y a la espera de una nueva comunicación formal del Garante de Privacidad para solucionar las cosas, las administraciones más dispuestas sugieren una solución provisional.

Mientras tanto podemos enviar, naturalmente vía PEC, uno comunicación a las administraciones del cual se presume procedente una notificación (a partir del municipio de residencia o domicilio, incluso temporal) declarando explícitamente que tiene intención de recibir cualquier comunicación a través de la dirección de correo electrónico certificada que le indicamos, solicitándole retroalimentación. Para identificar la dirección del PEC a la que enviar esta comunicación podemos consultar la página web de la administración identificada, o preguntar en la oficina de información.

¿Un ejemplo? A continuación le indicamos cómo proceder con el Ayuntamiento de Roma, que afortunadamente dispone de un excelente call center (número 060606). En caso de no recibir multas de tránsito a través de PEC a pesar del registro regular en el Domicilio Digital, la denuncia se puede realizar a través del El hogar digital del ciudadano. Un procedimiento similar está previsto en la mayoría de los grandes núcleos urbanos de nuestra península. Para las ciudades más pequeñas, una llamada telefónica o un paseo hasta las oficinas municipales podrían ayudarnos.

Revisión